M de Mujer

Guía para tu bienestar sexual

Cosas de educación sexual que no te enseñaron en la escuela, pero ojalá que lo hubieran hecho

Cosas de educación sexual que no te enseñaron en la escuela

Si bien la educación sexual es mejor de lo que era antes, aún deja mucho que desear. Si tus clases de educación sexual fueron como las mías, entonces aprendiste los básicos de los pajaritos y las abejas, te contaron qué pasa cuando los papás se quieren mucho y deciden tener un hijo, te dijeron cómo poner un condón usando un plátano y te aseguraron que sólo podías usar pastillas anticonceptivas. Pero claro que no podemos olvidar las presentaciones larguísimas sobre Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y todas las maneras en las que te podrías contagiar.  

Fuera de eso, la verdad es que no nos dieron mucha información. No se nos habló de sexualidad, ni de cómo fluctúa el deseo sexual, del placer personal, de los vibradores ni de muchas otras cosas que aprendimos con el tiempo. Sin embargo, hablar sobre tu sexualidad es importante y si una persona está lista para comenzar su vida sexual, es posible que desee ampliar sus conocimientos y aprender un par de cosas que a nosotros nos hubiera gustado saber.

Hoy te contamos los temas que nos gustaría que las clases de sexualidad tuvieran.

 

1) El consentimiento lo es todo y tú decides

Todos vemos nuestro bienestar sexual de diferentes formas. Lo que le gusta a una persona puede ser incómodo para otra, o hay quienes están dispuestas a explorar cualquier cosa.

Es importante que establezcas tus propios límites sobre lo que te gusta y lo que no te gusta y no dejes que nadie te convenza de lo contrario. Por otro lado, también es fundamental que respetes los límites sexuales de otras personas, sean los que sean. Esto, por supuesto, también es consentimiento. No significa no, nunca tengas miedo de defender eso.

Recuerda que el consentimiento debe ser entusiasta y es 100% reversible.

 

2) Las pastillas anticonceptivas no son tu única opción 

Lo más probable es que en la escuela te hayan enseñado sobre condones o anticonceptivos hormonales como los ciclos orales, y no mucho más. Si bien las pastillas anticonceptivas son un método eficaz para muchas personas, para algunas no es el mejor. La buena noticia es que no es el único método anticonceptivo.

Existen muchísimas opciones, sobre todo si estás buscando protección a largo plazo, como el DIU, el SIU y el implante. A veces, los ciclos orales ayudan con los períodos abundantes, mientras que otras veces, las personas pueden experimentar mala salud mental y problemas de piel como resultado. Es importante investigar y evaluar los pros y los contras para decidir qué camino tomar.

Muchas veces necesitamos ayuda para navegar la amplia gama de opciones, por lo que en M de Mujer te ofrecemos consejería completamente gratuita sobre salud sexual y reproductiva, sobre todo cómo elegir el mejor anticonceptivo para tu estilo de vida. Envíanos un WhatsApp, nuestras consejeras podrán conectarte con nuestros médicos aliados para ofrecerte un servicio humano y de la calidad que mereces. 

 

3) Relaciones LGBTIQ+

La mayoría de las veces, el plan de estudios de educación sexual se centra principalmente en las relaciones heterosexuales, lo que constituye una imagen muy diferente del mundo en el que vivimos hoy. No impartir una clase sobre cada tipo de sexo, relación, orientación sexual y placer sólo genera sentimientos de confusión y provoca que los niños se sientan rechazados.

Las diversidades sexuales son una realidad con la que hemos vivido toda la historia de la humanidad, porqué no aprenderla en la escuela también. 

 

4) Exploración de la sexualidad

Las escuelas nos enseñan muy poco sobre cómo explorar nuestra sexualidad o identidad de género. No nos dijeron que podíamos seguir nuestros sentimientos y preferencias sexuales, cualesquiera que sean. Por lo que creemos que es importantísimo aprender a sentirnos cómodos con nuestra sexualidad, es importante saber que explorarnos es normal, que ser diferentes es normal y que nuestras diferencias deberían ser celebradas, no juzgadas. 

Ocultar quién eres realmente o lo que crees nunca es la mejor manera de vivir tu vida. Además, si no exploras, ¿quién te va a decir lo que te gusta? Lo que nos lleva al siguiente punto.

 

5) El autoplacer es normal

Normalmente, las clases de educación sexual eran más o menos así: un hombre conoce a una mujer, tienen relaciones sexuales, él tiene un orgasmo, y listo, se forma un bebé a menos que uses condón. Claramente, así no son las cosas. Aunque la masturbación podría mencionarse de pasada, ciertamente no es un tema central y, por lo general, sólo se aborda desde un punto de vista masculino. 

En realidad, el autoplacer es una gran parte de nuestra vida sexual, por lo que parece una locura que no tengas un foro abierto para discutir un tema tan importante. Mientras que es algo que debemos hacer en privado, unos tips para el autoplacer no están demás para ayudar a quienes están listos para explorar su cuerpo.

 

Hablando de eso, es importante mencionar el siguiente punto.

 

6) Los vibradores son más comunes de lo que crees

Desde las principiantes hasta las veteranas en los vibradores alguna vez hemos tenido dudas sobre ellos. Los vibradores pueden llegar a ser una parte importante de las rutinas de bienestar sexual de muchas personas. ¿Pero alguna vez se habló de ellos en la educación sexual? Jamás. 

Hay innumerables beneficios del autoplacer y los orgasmos, desde un mejor estado de ánimo y una reducción del cortisol, hasta una piel radiante y una mayor confianza en nuestros cuerpos, todo lo cual debería normalizarse en la enseñanza de la salud sexual.

 

7) Los períodos menstruales no son algo que debería darte pena

A todas nos ha pasado: esconder la toalla sanitaria en la manga mientras corres hacia el baño y esperas que nadie se dé cuenta de que estás en tu periodo. Pero olvidamos que la mitad de la población mundial tiene periodos, todas las personas deberíamos saber cómo funcionan y porqué pasan. 

Los periodos menstruales son normales. No están sucios, son completamente naturales. No deberías avergonzarte de ellos. No es necesario que escondas tus tampones y las clases de educación sexual deberían enseñarnos eso. 

 

8) Hay mil y un maneras de tener un orgasmo

Cualquiera puede tener un orgasmo, sin importar su género, sexualidad, deseo sexual, ¿Y adivina qué? Puedes lograrlos de muchas otras formas además de la penetración sexual, si es que tienes o no tienes pareja. Si bien el sexo es la opción preferida para muchas personas, puedes alcanzar el orgasmo con la misma facilidad usando un vibrador, un plug anal, la masturbación manual o incluso simplemente besando apasionadamente. 

Encuentra lo que funcione para ti, los orgasmos son algo natural y maravilloso que todos deberíamos poder disfrutar

 

9) Todos somos diferentes 

En educación sexual, probablemente te mostraron imágenes de libros de texto (literalmente) de genitales y tipos de cuerpo. Todas eran iguales, la misma vulva, sin arrugas y sin vello púbico, el mismo pene perfecto de tamaño dudoso, sin embargo, las cosas no son así.

La realidad es que todos tenemos diferentes formas, tamaños, colores y texturas. Todo el mundo es diferente y sus preferencias sexuales también pueden serlo. Lo que es cierto para una persona puede no serlo para otra. ¡No juzgues y no te preocupes por ser juzgado!

 

Si no te enseñaron nada de esto en tus clases de educación sexual, no te preocupes, nos tienes a nosotras. Nuestras consejeras expertas en salud sexual y reproductiva podrán ayudarte con todas tus dudas de manera gratuita, confidencial y personalizada. No estás sola, recuerda que disfrutar es tu derecho. 

Recuerda también que si quieres un método anticonceptivo y estás en Ciudad de México o Guadalajara, también te podemos apoyar, contáctanos vía WhatsApp y estaremos ahí para guiarte. 

Compartir

Facebook
Twitter
WhatsApp